Santa María la Antigua

IMÁGENES DE SANTA MARÍA LA ANTIGUA Y MONUMENTO EN PANAMÁ

La imagen de Santa María la Antigua es la primera imagen de la Virgen María que se coloca en “Tierra Firme”, como se llamó a los territorios descubiertos en el continente americano para diferenciarlos de las islas. El 9 de septiembre de 1513 se erigió, en la ciudad de Santa María la Antigua de Darién, una capilla presidida por una imagen con esta advocación mariana; era una copia de la que existía en Sevilla. Lógicamente se trataba de una pintura.

La importancia de esa advocación fue creciendo con el paso del tiempo y en 2002 Santa María la Antigua fue declarada Patrona de Panamá. Pero sorprendentemente la imagen se había transformado de pintura a escultura y las tallas que existían no se parecían a la pintura original. Para conmemorar el 500 aniversario, el Arzobispo de Panamá, Mons. Ulloa, me encargó una talla en madera policromada, que realizó el escultor sevillano José Antonio Navarro Arteaga y fue bendecida solemnemente en la plaza de San Pedro por el Papa Benedicto XVI el 24 de octubre de 2012. Meses más tarde me encargaron una nueva imagen para colocarla en los jardines Vaticanos. Esa talla, realizada en mármol de Carrara por el mismo escultor, se colocó el 26 de octubre de 2013.

Durante la celebración del V centenario, el Presidente de la República de Panamá, D. Ricardo Martinelli, había sugerido construir un monumento a Santa María la Antigua en la bahía de Panamá. La bendición de la imagen en los jardines Vaticanos fué ocasión para presentarle una propuesta, que fue muy bien acogida inicialmente, aunque todavía no se ha podido llevar a cabo.

El proyecto del monumento tiene una gran originalidad, pues se trata de hacer una imagen en vidrio: un vitral con la forma de la imagen de la Virgen, iluminada desde dentro y que pueda ser transitado en su interior, para disfrutar del maravilloso efecto del vitral tridimensional y contemplar el paisaje de la ciudad de Panamá y su bahía. No existe en todo el mundo nada similar, por lo que a la belleza del monumento habrá que añadir la singularidad que tendrá esta imagen, de 30-35 m de altura. El colorido de la vidriera y el atractivo de la luz que brilla en la oscuridad de la noche, contribuirán a que este monumento produzca un gran impacto visual. El interior de la imagen también resultará muy atractivo durante el día: resultará fascinante introducirse dentro de ese espacio pleno de luz y de color, contemplando desde allí la maravillosa vista de la Bahía de Panamá.

Scroll al inicio